Todos los ciudadanos extranjeros que residan o realicen cualquier tipo de actividad en España se ven obligados en algún momento a presentar documentos extranjeros en bancos, entidades financieras, organismos estatales y otras instituciones. En este caso, las traducciones realizadas por ellos mismos o por traductores…